0 Menu

Los Caramelos EP

5.00

Discos Walden cierra el 2014 con un nuevo vinilo de Los Caramelos, en esta ocasión un EP en 7″ con cuatro canciones y un bonus track oculto que supone el tercer vinilo del grupo en este año. Para hablar del disco hemos pedido su opinión al insigne Joseph Teufel.
“Buenas tardes,
Soy el Dr. Joseph Teufel, especialista en ancianos difíciles. En los ratos muertos de mi consulta geriátrica, escribo reseñas musicales para sellos independientes de tiradas limitadas y exclusivas. Un vivificante pasatiempo habitual entre los colegas de mi oficio.
En esta ocasión llega a mis manos un Extended Play de un conjunto juvenil que responde al empalagoso nombre de Los Caramelos. Desconozco de entrada la identidad, procedencia y estado civil de sus componentes.
La portada muestra a un simpático can junto a la tan familiar bombona de butano, combustible vital para sobrevivir en estas gélidas tardes. Recomiendo el butano para el correcto funcionamiento del cerebro humano.
El siete pulgadas se inicia con un tema titulado “Corazón roto en mil pedazos” del que me abstendré de hacer comentarios, pues sólo el título es una soberana cursilada.
Seguidamente suena una canción que narra la confusa historia de unos jóvenes que por lo visto se dedican a quemar billetes…reprobable acción anticapitalista que debe ser duramente penada por la ley.
Suelo tratar a esta clase de pacientes exaltados con efectivos tratamientos de choque, capaces de rebajar tensiones de la mente y del cuerpo.
Hay que reconocer que la segunda cara se inicia mucho más relajada con un medio tiempo titulado “Querellas milenarias”, que supongo forma parte de lo que se denomina hoy canción protesta.
En el siguiente corte, “Dimes y diretes”, he podido apreciar unos ritmos negros y tropicales; la exótica tonada me lleva a creer en el más que probable origen mestizo del combo.
El artefacto finaliza con un surco escondido, sin título alguno y encima cantado en inglés. Suena ruidoso y oscuro, lo relaciono con el irritante movimiento “punky” o “panky”.
En definitiva, intuyendo que se trata del debut de un grupo novel, les vaticino poco futuro, pues para empezar carecen de uniformidad y de un sonido profesional.
Voy a avisar a Sor Ivonne, es la hora de mi inyección.
Hasta muy pronto.”